Impertinencias relacionadas con el pensamiento políticamente correcto de periodistas y políticos de las Islas Canarias



22 de enero de 2006

El PP, enemigo uno del comercio canario

Hace unos días, el PP canario presentaba una PNL en la que pedía que el comercio abriese los días en que el puerto recibiese barcos de cruceros –en apenas unos años, Tenerife ha pasado de recibir 150.000 cruceristas a más de medio millón-. La reacción de los comerciantes ha sido furibunda, pagando anuncios a página completa en la prensa local considerando a los populares el enemigo número uno del pequeño comercio y agradeciendo a los nacionalistas y socialistas su comprensión, “ya que han entendido que la apertura de las grandes superficies supondría el final del comercio tradicional”.

Los mismos comerciantes que han retrasado las rebajas casi una semana –y que lo repetirán en el periodo de las rebajas de verano- bajo el pretexto de que no les da tiempo a atender los cambios de reyes y etiquetar para ese periodo de tiempo tan esperado por todos, el de los descuentos. Estos impresentables, son capaces de quedarse tuertos con tal de que los demás pierdan la vista por completo

6 comentarios:

navarro dijo...

Yo no veo ningún problema, si cuando los viajeros llegan los comercios están cerrados pues se irán a un gran almacén a hacer sus compras, y sino pues ya las harán en otro puerto ;)

Marzo dijo...

Pues ese es el problema, entiendo: que los pequeños comercios quieren que sigan sin poder abrir los grandes almacenes. Supongo que, ya puestos, pretenderán que los barcos sólo toquen en días laborables, o que si llegan un sábado no partan hasta el lunes por la noche.

Lofuss dijo...

El pequeño comercio se hundirá él sólo en toda España, por su falta de visión de futuro y su incapacidad para reaccionar ante los nuevos desafíaos de la vida moderna. Claro que el progrerío patrio le echará la culpa al PP y a las grandes superficies de todo lo que pase y así todos se hundirán contentos.

Lofuss dijo...

Quise decir "desafíos", perdón.

Miguel dijo...

Siempre me ha parecido alucinante como el pequeño comercio hace y deshace a gusto mientras los que en teoría tendrían que mandar, que somos los clientes, tenemos que ir a hacer las compras a la hora y días que a ellos les dé la gana, porque si no perderían competitividad y bla bla bla bla... ¡pues que se pongan las pilas coño, y menos llorar!

Darwin dijo...

Que liberal, Dios mio! que libertad de mercado es la que tu defiendes? debería volverse el PP canario más proteccionista con los pequeños comerciantes? no entiendo nada!